EL CAFÉ DE LOS VIERNES

viernes, 21 de abril de 2017



Hoy te cuento que soy la Infanta Cristina y ya que nos vamos conociendo un poco mejor te contaré que dede siempre me han chiflado los anuncios. Desde pequeña. Bueno, yo es que veía mucho la tele. Ahora mismo entre Gumball , Doraemon. y demás familia. (si tienes niños, ya tu sabes) es que ni la huelo, aunque si te digo la verdad, me interesa más bien poco..

Parece que el próximo proyecto de esta mi casa es Netflix. Yo, que he sido una fielisima seguidora de series (Friends y Doctor en Alaska en el más alto top ten) estoy encantada con la idea, pero de ahí a que pueda verlas seguidas... veremos.. ya te contaré.

Lo que ya no me mola tanto es que no haya anuncios. Es que desde siempre me han gustado muchísimo. Podía quedarme totalmente atontada viéndolos...

Y lo que yo te vengo a contar los anuncios que me ponen de los nervios. Porque no son verdad y punto pelota.

1. Compresas. Me da igual que me pongas a chicas ideales bailando, me da igual que me preguntes esa pijada de a que huelen las nubes, me da lo mismo que que sean todas superfelices.. Cuando tienes la regla y te pones una compresa no estás así de feliz ni así de bailonga.. NI DE COÑA. Y desde luego esos saltos y esas aberturas de piernas ya te digo yo que no


2. Pañales. Según veo a los niños anuncio creo que tengo a los niños más pasotas del planeta. Fueron duros de dormir. Hasta pasados los 2 años yo no vi la luz (figuradamente hablando porque de noche yo no quería luz ninguna, lo que quería era DORMIR) pero entre todos los motivos que tenían para despertarse en ningún caso fue tener el pañal sucio. Ya podían estar cagados (con perdón) hasta el cuello, que jamás recibí una queja en ese aspecto. Por eso, cuando veo a esos niños durmiendo tan plácidamente gracias al pañal.. NO ME LO CREO


3. Detergentes. En general todo lo que conlleva el mundo de la limpieza de la casa a la que no soy demasiado aficionada. Es todo una absoluta mentira podrida. Tampoco soy mucho de frotar. Soy de la religión de El Frotar se va a Acabar (madre mia, que mayor soy...), que sigo a pies juntillas. Tu ves el anuncio, metes tu camiseta preferida con una medalla (tipo seta) que bien podría ser de capitán general y cuando vas a tender la ropa (que cuando tienes que realizar esta odiosa tarea es cuando te das cuenta de que poner la lavadora no fue tan buena idea) y ahí la tienes. Esa manchita asquerosa en el sitio que más se ve, mirándote de forma desafiante. Y ahí se queda forever and ever.


4. Cereales, leche, zumos y todo aquello que tiene que ver con los desayunos felices de las personas. Yo es que no soy buena despertándome. De hecho, la mayoría de los días prefiero levantarme un poquito antes para poder desayunar tranquilamente y sola. Esos anuncios en los que ves a una familia "disfrutando" del momento desayuno como si no hubiera prisa (que todos sabemos que la hay, y mucha) es que me ponen de mala leche (nunca mejor dicho)...

Pues creo que este es mi top de anuncios odiosos... ¿me cuentas los tuyos?

EL CAFÉ DE LOS VIERNES Y... COSAS QUE SON UN PUÑETERO INFIERNO HACER CON NIÑOS

viernes, 7 de abril de 2017



Hoy te contaría que soy la Infanta Cristina y que el título de este post es real. No es una exageración.
Vaya por delante que soy una madre amantísima, y el título y contenido de este post no tiene nada que ver con lo muchísimo que los quiero. De hecho, no se porque narices me estoy justificando si yo lo se y punto, pero es que en mi caso, es que hay varias lectoras que trabajan en Servicios Sociales y, llámame exagerada, pero no quiero lios.

Vamos al tomate de esas cosas que me ponen absolutamente de los nervios

1. Esquiar: Esto ya te lo comenté en este café. No el hecho de esquiar, que es muy guay bajar las pistas con ellos, si no, todo lo que conlleva los actos previos y post al esquí. Como ya te lo conté, no quiero marearte más con el tema y mucho menos desanimarte, que ya hay alguna que se ha dado de baja del esquí después de leerme.

2. Ir a Comprar: Pero comprar cualquier cosa. La ropa ya ni me planteo llevarles a probar. Cojo varias tallas y las probamos "tranquilamente" en casa. La venta on line,me ha salvado la vida. Ahora una cosa te digo, como lleguen al pavo y me digan que les acompañe de tiendas (cosa que me extrañaría muchísimo) creo que me voy a negar en redondo por todos los años que llevo entrando y saliendo de las tiendas a la velocidad de la luz.
En este apartado también entra comprar comida. Vamos, ir al super. Ponen toda la buena voluntad cada uno una cesta (y siempre suele haber alguna señora damnificada en toda la espinilla. Normalmente, yo) con una ruedas malévolas que hacen girar la cesta a toda pastilla, cada uno preguntándome cada 30 segundos: "podemos esto?" "podemos esto otro?" (por supuesto huevos Kinder y similar jamás se me ha dado el caso de que vengan con una bolsa de espinacas) Y yo con la cabeza como un bombo, claro.
No. Me niego. No vuelvo a ir con ellos. Aunque durante estos 10 días de vacaciones muramos de inanición

3. Hacer cualquiera de las cosas que harías normalmente en la intimidad del baño. En mi casa es que es cerrar la puerta del baño tras de mi y mis hijos sienten una especial atracción hacia esa puerta parecida a la de la niña de Poltergeist hacia la tele. Tal cual. Además, antes de tener a nuestros vástagos, tuvimos la genial de idea de poner un cristal (opaco, no somos tan exhibicionistas) en la puerta del baño para que le "diera luz al pasillo". Genial idea, pienso ahora. Me inquieta bastante estar metida en el baño y encontrar dos sombras-pegotes en el cristal. Es que siempre que entro yo, necesitan entrar ellos o tienen algo superimportante que decirme.

4. Pintarme la raya del ojo. Esta es una de las cosas que hago con la puerta del baño ya abierta (después de que no puedan contenerse más al otro lado). Vaya por delante que mi experiencia en el automaquillaje es muy limitada. Pero si con todo lo demás me defiendo, con la raya del ojo la cosa se complica y si tengo cuatro ojos mirando como lo hago, más aún. No consigo que me salgan las dos rayas iguales y lo acabo dejando y normalmente voy desequilibrada (en cuanto a raya en el ojo se refiere. De lo otro... ni hablamos)

5. Gimnasia en casa. Vamos a ver, yo es que soy de la generación del aerobic con Eva Nasarre, que aunque flipes mucho viendo el vídeo si tienes menos de 35, te aseguro que esta tía revolucionó el mundo fitness (como ahora nos hemos empeñado en llamarlo) sobre todo para hacer en casa. Y cuando tienes niños y no tienes tiempo para ponerte en forma dices "esto en casa está chupado". Te pillas un par de tablas de gimnasia (adaptadas al siglo XXI) y te crees que es tan fácil:

JA!! La misma atracción que sienten mis pollos hacia la puerta del baño, la sienten hacia las mancuernas y mi esterilla. Y que pasa? Que acaban con una en la cara, resbalándose con la esterilla, queriendo hacer lo que que intento hacer hago y que, termino dejando. Asi que he optado por hacer deporte SOLA



Y por último, pero es que no la quiero enumerar, porque siempre lo intento y hago el esfuerzo es... COCINAR. A ver, me encantaría ser de ese tipo de madres que en un plisplas hacen unas galletas en las que todos ríen y al final organizan una merienda de lo más Hola!. Y ya si las hago sin azúcar y sin aceite de palma.. la pera limonera.

Yo no pido que salgan galletas perfectas, yo solo quiero que no acabemos como el rosario de la aurora, con harina con toda la cocina, a punto de rebanarse un dedo con la batidora y yo hecha un manojo de nervios por todo lo que tengo que recoger. Así que, este punto lo pongo en cuarentena, porque lo voy a volver a intentar.

Y tú? Que me cuentas? Que cosas te ponen de los nervios con tus churumbeles???

EL CAFÉ DE LOS VIERNES Y ... ESTOY HIPOPRESIVA

viernes, 31 de marzo de 2017



Soy la infanta Elena, y estoy…HIPOPRESIVA.

Pues sí, esta es mi nueva experiencia que os comentaba hace unos cuantos cafés, los HIPOPRESIVOS. He esperado hasta hoy para contároslo, y así poder hablar con fundamento después de un mes de entrenamiento.

Ya sabes que nos gusta apuntarnos y participar en cosas nuevas, y si están relacionadas con la salud y  mejora personal, pues mejor que mejor porque este año va a ser el de encontrarse mejor (de los 40 para arriba no te mojes la barriga, cosa que estoy trabajando para que desaparezca...). También sabes que nos gusta contarte todo aquello que hacemos y en lo que participamos y que nos ha gustado y nos ha reportado beneficios, para que tengas tú también la oportunidad de conocerlo y de animarte a beneficiarte de ello, así como lo que no nos ha gustado nada o en lo que no hemos tenido buenas experiencias, para que no tengas por que pasar por lo mismo (ya hablaremos de Candanchulandia otro día...).

Y de sobra conoces, que las cosas nos gusta hacerlas con los mejores, y aquí, en Palencia, que siempre nos quejamos de que no tenemos de nada, resulta que tenemos la suerte de contar con muy buenos profesionales y buena accesibilidad a ellos ya que somos poquitos; Y en los hipopresivos no iba a ser menos, y me apunte con los mejores, Bruno y Nacho, del Centro Vitalsalud, que por cierto, no dudes en pasarte por su web y su facebook para enterarte de todo todito lo que hacen, de un forma... impecable.

Vamos al taller de hipopresivos, que es lo que quiero contarte. No sé si hace falta que te cuente lo que son los hipopresivos, porque ahora parece que estén por todas partes… Bueno, te cuento lo que hicimos y mi descripción  y experiencia como alumna y desde hace un mes practicanta de estos abdominales, y si te surge alguna duda técnica, ya, se lo preguntas a los chicos de Vitalsalud, que son ellos lo que saben y no yo.
 
Hace un mes me apunte al taller. Un sábado, toda la mañanita, de 10 a 13 horas. Allí nos enseñaron paso a paso, todas las pautas posturales, con ejemplos, con supervisión de cada participante y de una forma muy sencilla y muy clara para que nos enteraramos muy muy bien de todo, ya que es muchísima información en muy poco tiempo. Allí, te enseñan las pautas posturales (porque llevamos unas posturitas por la vida que.. tela marinera) , los ritmos de respiración y te supervisan las apneas (aquello que se utiliza para respirar hasta que te quedas morada como una berenjena), y que es en lo que consisten (de una forma muy básica contada, claro) en un principio los famosos ya hipopresivos.

Cierto es que cuando te vas de allí te crees que lo vas a controlar todo perfectamente, que con las apneas de 5 segundos allí practicadas lo vas bordar, que vas a recordar todas las posturas cada vez que te pongas a entrenar en tu casa, y que tu ritmo de entreno va a ser continuo, porque todo es muy fácil, muy fácil… Esa creencia te dura justo hasta que llegas a tu casa, al menos eso es lo que a mí me pasó, cuando llegue a casa y fui a enseñar al consorte todo lo que había aprendido y el pobrecico me ponía cara de “que habrá estado haciendo esta pobre toda la mañana que le han debido de engañar" porque ni una maldita postura de forma correcta me salía.

Menos mal que gracias a que Nacho y Bruno son unos profesionales como la copa de un pino, y todo esto ya se lo saben, claro (vamos a ver, que no soy la única que llega a casa y no tiene ni idea de seguir), y lo controlan al dedillo. Es por esto que en el taller está incluido:

-        -  Grupo de whatsapp con todos los participantes, para contarnos los plannings de entrenos semanales, para dudas, para recomendaciones, y para reforzarnos unos y otros a la hora de realizar los entrenos y ver resultados. Me ha parecido una buenísima idea, porque es verdad que ayuda mucho a la hora de animarte a seguir las pautas semanales indicadas por ellos (no se yo si hubiera seguido de no ser por el grupo)

-       -   Videos y entrenos vía correo electrónico. Además del planning semanal que se manda por whatsapp, todos los lunes por correo electrónico, nos han estado especificando la forma, tiempo y duración de cada uno de los entrenos, mandando videos recordando las pautas posturales de cada uno de los entrenos que nos tocaba hacer esa semana; Además de videos de ejercicios complementarios y de calentamiento para antes o para días que no hay entrenamiento, y puedas ir practicando las posturas, que es el principio básico de todo esto.

-         El taller completo es un entreno durante un mes. Además, si tienes dudas de que sigues unas buenas pautas de posturas o de si haces buenas respiraciones o apneas, tienes la oportunidad de mandar videos de tu práctica al grupo (para corregirnos entre todos y los profes dar su toque final) o por privado (solo a los expertos), o incluso de reuniros 4 personas del grupo y concertar cita con ellos en su clínica para durante esa hora corregir posturas y resolver dudas.

¿Cómo te quedas? A mí me parece que es un taller completísimo, y los resultados, aunque aun llevo solo un mes y me parece un poco pronto, si que he decir que por comentarios de mis compañeros, dicen que notan mejora en sus posturas de espalda, la zona abdominal con más fuerza y en mi caso, a lo largo de este mes, también he tenido una reducción de 2 cm del perímetro abdominal (que contentisima estoy!!!)

De verdad que te lo cuento porque me ha parecido importantísimo. No solo por encontrar (que seguro que está) la tableta en mi barriga, sino para - en un futuro - no tener que usar Tena Lady (ya me entiendes), que por muy normal que diga Concha Velasco que es,... pues no, no lo es.

¿A qué esperas a informarte en los centros de tu zona?  Seguro que estés donde estés, encuentras a buenos profesionales que te pueden contar los múltiples beneficios, y mas allá de la estética, de esta practica;  Y aquí en Palencia, con Nacho y Bruno, en el Centro Vitalsalud, lo tienes asegurado!. Yo mañana me voy al taller de perfeccionamiento!! En un mes os vuelvo a contar.

¡Hasta el próximo café!