DESAYUNO SANO, SANÍSIMO

martes, 25 de noviembre de 2014



Os vamos a contar la historia de un grupo de chicuelas que mensualmente hacen una receta sin gluten ni lactosa a las  Chloé Sucreé presentó el reto de hacer un desayuno fácil y sencillo pero sobre todo sano. Ella presentó su desayuno y las chicas de la Creative Food Band lo único que teníamos que hacer era repetirlo lo más fielmente posible

En esta historia, las aplicadas miembras del grupo iban presentando sus desayunos de la manera más nórdica, otoñal y preciosa posible, como solo ellas saben hacerlo. Todo pintaba superapetecible y facilongo.

A si que aquí tenemos a las Infantas, oseasé nosotras pensando, uy, esto es pan comido.

Meckkkkkkkkk craso error. La elaboración pintaba fácil, pero amiga, ¿los ingredientes? No habíamos oído hablar de la mayoría de ellos: quinoa, semillasde girasol, pecanas ... ¿en serio esto se come? ¿Donde lo compramos?



Afortunadamente, la propulsora del reto no pretendía que usáramos todos sus ingredientes, más bien aboga por utilizar lo que tengas a mano, productos locales. Además de ser dificiísimo de encontrar por aquí (o eso, o no sabemos buscarlo) es tremendamente caro y, sinceramente, con una vuelta al cole de la que no nos hemos recuperado aún y con las navidades a la vuelta de la esquina, no estamos para dispendios.

Después de una semana horribilis en un montón de sentidos, el domingo por la tarde, después de un cumpleaños de 12 fieras ataviados a lo Ninja, se nos ocurre ponernos a la receta. Como era lógico, nos salió fatal. La verdad, es que no sabemos qué es lo que pudo pasar sinceramente, porque la elaboración es muy fácil.

Freímos los frutos secos con la quinoa en aceite de oliva (más producto local, imposible). Hasta aquí la cosa pintaba bien. En vez de añadir el sirope de arce (que por aquí ni rastro por aquí del sirope y mucho menos de un arce, al que solo recordamos gracias a Doctor en Alaska) lo mezclamos con miel (de la propia montaña palentina. Producto local, local). Aquello empezó a tener mala pinta. Tenía aspecto de quemado, aunque paradógicamente, no se quemó. ¿Demasiada miel? ¿Fuego demasiado fuerte? ¿Cansancio acusado? Ni idea.

La idea era meter esa mezcolanza en el horno, pero fue totalmente imposible hacerlo. No había forma humana de despegarlo. A pesar de todo, probamos este crunchy y estaba muy rico. Un sabor que se parecía sobre todo a almendras garrapiñadas.



Vale: pues si no podemos echarlo en yogur, que el yogur vaya a la mezcla. A si que, añadimos un yogur, en este caso sin lactosa y a ver que tal. De verdad, riquísimo. Le añadimos un poco de plátano y la mezcla, espectacular.

Para completar este desayuno sano sanísimo, nos marcamos unas tortitas sin gluten, que aunque piden a gritos chocolate, no íbamos a piciarla en el último momento, a si que les añadimos miel y un kiwi.

A si que, aquí teneis un desayuno en toda regla: cerales, fruta y un lácteo




Lo que tenía pinta de ser un desastre, acabó siendo un desayuno de fin de semana en lunes y oye... pues te anima a afrontar los 4 días que te quedan. Y además, lo importante, es salir del paso de los imprevistos, que la vida no es un tablero de Pinterest... Hay veces que te sale mejor, y otras que te sale peor (ejem, como en este caso..) Pero lo que nos hemos reído...

Lo probaremos otro día, sin prisas y seguro que nos sale muchísimo mejor, porque el de ayer estaba superrico...

Por nuestra parte, podemos decir que "reto conseguido". Muchísimas gracias a Chloeé por proponerlo porque hemos aprendido mucho de alimentos y otras semillitas que no conocíamos. Hoy tenemos quinoa para comer. Quien nos lo iba a decir hace un año...

Pues nada más. El viernes quedamos para tomarnos un café. Ya sabéis que invitamos, vale?? Un beso


4 comentarios:

  1. Madre mía infantas!! con lo que llena ese pedazo de desayuno, aún pudisteis acompañarlo de tortitas? :-P Yo con dos cucharadas creo que tuve para comer una semana!!
    De todas formas después de ese cumple de 12 vestidos de ninja...me creo esa necesidad energética para el comienzo de la semana, sin lugar a dudas!! Mil besotes!

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que niños no nos faltan y ellos dieron buena cuenta de las tortitas... Muchísimas gracias por pasarte. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Por lo que decís, creo que olvidais que deberíais otorgaros el mérito de haber conseguido inventar las garrapiñadas healthy! (Que rico!!) Y esas tortitas, yo no me habría contenido, que un poquito de chocolate es muy healthy también!! Así que chicuelas, más que merecido ese "reto conseguido", que el sabor nos decís que está delicioso, y con esa pinta, como no creerlo. Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Menudo arte que tenéis, tortitas, fruta, granola, yogur...y unas fotos chulísimas por cierto. Espero que lo disfrutarais mucho...tenía que estar de muerte con tanta miel...mmmm!
    Muchos besos,

    ResponderEliminar

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)