SI ESTUVIERAMOS TOMANDO UN CAFÉ...

viernes, 27 de marzo de 2015





...os contaría que soy Cristina la que os invita hoy y que estamos ya como tomando impulso para las vacaciones que parece que están ahí ahí que las tocas con los dedos, a si que hoy... creo que os invitaremos a más de uno


Que después de esta semana tan trágica parece que se te queda como mal cuerpo, y hoy, me puse a pensar no ya eso tan manido de que hay que disfrutar cada segundo y bla, bla, bla... porque tener un pie en el cogote pensando que cada segundo puede ser el último, no me gusta. Me parece mucha presión, sinceramente.


En lo que he me ha dado por pensar es como de caprichoso es el destino y un día que para ti puede ser el más genial a la vez es el peor día en la vida de otra persona. El otro día escuché una entrevista a una persona que debía haber cogido ese vuelo de hecho, lo cogía casi todos los martes y las circunstancia de otra persona ajena a él, hizo que no lo hiciera . (Es de lo poco que he escuchado del accidente. No me gusta nada como se está llevando tanta información y, desde luego si yo fuera un familiar tampoco me gustaría). Pues bien, yo pensaba cómo de diferente fue ese día para él y su familia.


Ese mismo día, tuvimos que ir a una revisión con Manuel (3 años) de algo que le pasó nada más nacer. Era una revisión rutinaria, en principio no tendría porque haber pasado nada pero ... ¿y si el resultado hubiera sido otro?. Pensaba según estaba preparando la cena: ¿Y si un cambio en nuestra mañana hubiera producido un cambio brutal por la noche y no hubiéramos podido estar tranquilamente (todo lo tranquilamente que se está un día de diario a la hora de la cena, ya me entendéis...) en la cocina, con nuestras cosas. Y que esa noche, que hubiera sido una de nuestras peores noches para nosotros, a la vez, seguro que era la mejor noche de otra persona... Que el mundo no se para porque a ti te vaya mal... o bien ... y eso fue lo que me hizo pensar el accidente.


Yo creo que no se trata todo de ver los extremos. Ni lo que me ha pasado es lo peor del mundo, ni aunque haya tenido una de las mejores noticias mi vida cambia tanto. Creo que al final, todo es cuestión de actitud.. A fin de cuentas, como dice mi amiga Ana, a todos nos pasan las mismas cosas y lo que cambia, es la forma en la que se lo toma cada uno. Donde uno ve un problema, otro ve una oportunidad.


A si que, con estas miras me pienso tomar las vacaciones. Tranquilamente. No tenemos grandes planes, todo sobre la marcha.Y aunque parece que no va a hacer muy malo, ya tengo preparados los porsiacasos de este genial post de Sonambulistas. Un montón de juegos por si se nos acaban las ideas. Solo con este de la tela de la araña, nos tiramos un buen rato el otro día. 


Pero por si llega el jueves santo,  te has subido por las paredes varias veces y te estás seriamente pensando salir en procesión descalza solo por estar un ratito a solas, por favor, revisa cualquiera de los vídeos de Nuria Pérez. Saldrás de más de un apuro.(¿¿¿Como no me he topado antes con su blog??? ¡¡¡si es genial!!!)


Pues ya me voy, pero me quiero despedir con esta canción. Vale, ni Serrat ni Sabina son una revelación para nadie y aunque el primero no es mucho santo de mi devoción, tengo que confesarlo, no ha sido hasta ayer, que tuve un día regulero que me puse a escuchar la letra de "hoy puede ser un gran día". Me encantó y os lo recomiendo. Mi día cambió, de verdad. 


Muchísimas gracias por acompañarme. Que tengáis unas estupendas vacaciones. Nos vemos a la vuelta!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)