SI ESTUVIERAMOS TOMANDO UN CAFÉ..

viernes, 22 de mayo de 2015



Te contaría que soy Cristina de nuevo. Que tenemos a Elena perezosa y que dice que cuando tenga algo que contar, que ya se pasa si eso por aquí. Bueno, pues como ni tu ni yo la vamos a presionar, pues cuando quiera...


También te contaría que todo eso que ves en la foto es una mezcla de cumples y comuniones que tenemos que estamos a punto de terminar. La verdad es que nunca pensamos en tener este lío, pero empezamos con los cumples de nuestros niños, luego las comuniones de las amigas, luego las de las amigas de las amigas y luego que si os he visto en Facebook, pero que mono todo. A si que, mira como tenemos la mesa... a tope. De todas formas, las mamás de Paula, Berta, Carolina, Álvaro, Santi y demás, pueden estar tranquilas. Este café lo he puesto así como un microsegundo para la foto. Va a llegar todo en perfecto estado y a tiempo.


Te contaría además que estoy deseando que llegue el domingo y no precisamente por saber si ha ganado Edurne el festival de Eurovisión. Lo siento, querida, no te sigo. De hecho, ni siquiera he oído la canción. Solo para documentar el post, como buena investigadora me he currado el buscar el video, pero al ver a la cantante con Currupipi, me ha dado como un poco de pena y de inmediato, lo he cerrado. Y eso que de pequeña era una fiel seguidora de Eurovisión. Era empezar aquella musiquilla y mi hermana Elena, mi vecina Marta y yo ahí nos tenías, pegadas a la tele hasta el último point. El otro día en un especial sobre Eurovisión me descubrí cantando TODAS las canciones, pero de un tiempo a esta parte, con tantos paises, gente rara... No se, lo he dejado de lado. De todas formas, reina, te deseo que tengas suerte.


Por lo que tengo ilusión en que llegue el domingo, es por ir a votar. De verdad que estoy ilusionada, y espero que no sea proporcional a la desilusión posterior. Sobre todo, me la ha transmitido un muy amigo que se presenta por primera vez. No te hablo de colores, te hablo de cambiar las cosas y no seré yo quien te hable de política, porque entre otras cosas, no tengo ni repajolera idea (aunque ni que fuera un problema, ja!!). De hecho, aún no tengo ni siquiera decidido el voto, pero lo que si te pido es que no te quedes en casa, porque si no, no tendrás ningún derecho a quejarte en los próximos 4 años y eso, si que es un problema.


Porque si no te quejas, no puedes pedir y si no puedes pedir, no puedes cambiar nada y claramente, las cosas no se pueden quedar como están. De verdad que quiero pensar que esto es una etapa nueva. Tan ilusionante como los que votaron por primera vez en 40 años en 1978 y además, por la cuenta que les tiene a todos los políticos, por primera vez, van a estar pendientes de nosotros porque creo que han visto las orejas al lobo. Todos, los de todos los colores. ¿A ti que te parece?


Y una cosa muy loca que quiero compartir contigo con todo este tema de las elecciones es que en todas aspiro a que me toque a formar parte de una mesa electora. Si, ya se lo que piensas, no es una cosa muy loca, es para estar como una chota. Pues a mi me gustaría, pero nada, que no ha habido manera. Toda el día viendo como pasa gente, como se mete en esas cabinas tan graciosas... No se, siempre me ha gustado, pero nunca me ha tocado. Estoy segura de que soy la única persona en España que le gustaría semejante papeleta (y nunca mejor dicho) y que no le va a tocar nunca. Ya te lo cuento.


Y te digo, que ya te voy dejando, que tenemos mucho que hacer y además estoy siguiendo a rajatabla la regla de las 800 palabras, es decir, no digas con más lo que puedes decir con menos y no aburras a las ovejas. Y como no quiero llegar a aburrirte (si es que has llegado hasta aquí y no has cerrado antes en cuanto has leído mi confesión sobre las mesas electorales) ya me voy marchando. 

Espero que tengas un finde genial aunque , saca el abrigo para ir a votar... ¿vale?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)