SI ESTUVIERAMOS TOMANDO UN CAFÉ

viernes, 5 de junio de 2015





Te contaría que lo primero de todo te tengo que pedir disculpas porque se que el viernes pasado nos estabas esperando, a la que fuera de los dos, pero créeme que fue imposible. Casi entro en parada cardiorespiratoria (es lo que tiene ver Anatomia de Grey, no te creas que se un pelo de medicina) por no poder presentarme a tomar el café contigo pero anduvimos liadísimass entre la Comunión de Santi y el Cumple de Gonzalo.


Me hace muchísimas ilusión que me esperes, que ya se que abres el blog en medio de las faenas (porque no se pueden llamar de otra manera) de la casa, o a mitad de mañana en una pausa del trabajo o poniendo ejercicios a los niños a los que das clase (aunque hoy estas de fiesta, no se si sacarás un ratillo) o que te reenganchas al café de después de comer. Y como se que nos esperas, intentaré no volver a fallar, pero te digo una cosa, si no se puede pues no se puede, porque respeto demasiado a mi audiencia, es decir, a ti, como para venir con un refrito o un café tomado deprisa y corriendo en el que encima nos quememos la lengua. Vamos, ni hablar. A si que, hoy, más tranquila me tomo esté café contigo. Ah! que soy Cristina, que no te lo había dicho.



Y hoy, en este cafetín, quería contarte una de las cosas que más me gustan y a las que los blogs me han ayudado. Y es, el deporte. Vamos, hacer deporte.


Pero el deporte así ya de mayor. En mi época infantil y juvenil mi afición a cualquier tipo de deporte era cero pelotero. Nada, un horror. Ya que estamos en confidencias bochornosas, te contaré que la profe de gimnasia del cole, me suspendió la asignatura en 1º BUP para septiembre (que también hace falta tener mala leche, porque tampoco es que fuera tan pato mareado como para suspender). A la larga, me hizo un favor, porque tuve a mi padre de  personal trainner persiguiéndome por las esquinas para que moviera el culo y ese año empecé a correr, a jugar al baloncesto, a ir al gimnasio... Vamos, el verano más en forma de mi vida.


Posteriormente, me di cuenta de que los deportes de equipo no eran lo mío. Créeme que he probado casi de todo: baloncesto, squash, padel, rugby, tenis.... y finalmente, después de mucho intentarlo me di cuenta que lo que me rechiflaba era esquiar y correr.



Del esquí os hablaré otro día, aunque hoy en día, lo que más practico es salir a correr. Nada de running, footing ni otra cosa que acabe en -ing. Ir a correr. Ahora hay una auténtica fiebre pero yo ya lo hacía antes de la llegada de los blogs. Pero lo hacía mal. Salía sin ninguna disciplina , sin zapatillas adecuadas, sin calentar ni estirar (esto nunca lo hagáis) un poco a lo tonto, vamos. 



Pero ya me picaba la curiosidad y en 2006 me apunté a La Carrera de la Mujer que se celebró en León, así a lo loco, sin saber si iba a poder acabar los 5 kilómetros de la prueba. Vi a toda esa cantidad de gente corriendo, toda aquella animando, con un recorrido que no conocía y que se me hizo eterno y en el que pensé que iba a tener que abandonar, ... fue pasar la meta y ponerme a llorar (de la emoción aunque del esfuerzo y de lo que me dolía todo el cuerpo supongo que también)...... y ahí fue darme cuenta de que esto me encantaba.



Luego llegó un embarazo, una cesarea, la lactancia larguísima, otro embarazo, un parto, otra lactancia larguísima y...... las EXCUSAS. Si, si, desengáñate, que lo que tienes no es falta de tiempo, ni falta de forma, ni falta de equipo, lo que tienes son muchas excusas, como yo las tenía. ¿Te acuerdas de esta señora? Pues no se me olvidará una vez que la oí decir que no se saltaba ni un solo día su hora de ejercicio. Y yo pensé, si la mujer más ocupada del planeta tiene tiempo, ¿no lo voy a tener yo?



Sigo sin seguir un plan, como aparecen en muchos blogs, simplemente, busco un rato, me pongo las zapatillas y a correr. Hay días que puedo una hora, días que puedo media, pero incluso estos días pienso que ya hago más que si no hubiera salido. 



A si que ahora, me fijo en blogs como Yo no corro vuelo, The Beauty Mail, que a la hora de correr te dan muchos consejos (aunque no sigo muchos) y otro blogs como Dieta Sana y Ejercicio o Gelatina de plata que me dan la motivación que necesito, porque al final es solo eso, motivarse. Y poco más porque en esto del correr, por mi parte, no lo veo como una moda, porque voy a unas horas intempestivas donde nadie me ve y tampoco soy mucho de ir de lo más in con respecto a la ropa (y en el no deporte, tampoco).  Mi equipo le compré hace mil años y pide a gritos una renovación, aunque con la inversión de este año en las zapatillas, tendrá que esperar. Pero una cosa te digo, aunque no hay que ir remonísima, desterra pero YA las camisetas de publicidad. Cosa más fea, por dios...



Total, que lo que te quiero decir es que practiques el deporte que practiques que sea algo que vaya contigo, no lo hagas por modas, porque pocos suplicios habrá mayores que salir a correr con un alveolo pulmonar a punto de salirte por la boca. Si ya es una tortura si te gusta, imagina si lo haces por postureo. 



Y te voy a ir dejando con este café con hielo que es lo que de verdad apetece ahora que, por fin, hace calor. Pasa un finde genial y el martes, te esperamos por aquí. Gracias por tomarte este café

2 comentarios:

  1. Yo también soy de correr, de la palabra, y de hacerlo. Ha sido el deporte que he practicado más o menos regularmente toda la vida. Y mi primera carrera, aunque he ido a pocas, fueron 9 km de una media maratón universitaria que se organizó en Valladolid hace tantos años que ya mi me acuerdo (como 20 o así)
    Hace unos 3 años o así lo dejé por una tendinitis y lo echo de menos un montón, pero créeme si te digo que ahora mismo realmente no tengo tiempo para hacerlo. Sólo me siento para comer y para trabajar y el resto del día estoy sin parar. Esa señora que nos has puesto seguro que sólo se dedica a su trabajo, pero las demás tenemos pluriempleo más casa más niños... Eso sí, confío en que cuando los niños tengan vacaciones este verano podré sacar ese ratillo de nuevo, ¡lo estoy deseando! Correr viendo a lo lejos las montañas me carga las pilas. ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, Cristi. Seguro que este verano lo consigues y vuelve LA sensación. Y luego.. ya no lo podrás dejar. Muchas gracias por pasar a vernos. Un beso

      Eliminar

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)