MI CAFÉ DE LOS VIERNES Y COSAS QUE JAMÁS ME VOLVERÉ A PONER AUNQUE SE LLEVEN

viernes, 30 de octubre de 2015



Si estuviéramos tomando un café te diría que soy Cristina y que aunque dije aquí, es mejor no decir jamás, he estado reflexionando mucho a raíz de la  peli "Regreso al futuro", ya que como sabrás el día 21 de octubre era el día que Marty McFly volvía al futuro, a si que veeeenga revival de los 80!!! (Es recordar a Marty tocando la guitarra eléctrica en el cine de 1989 y volverme a dar un flus. Al tema, que me voy)

Que pienso que los 80 y 90 tuvieron muchísimas cosas buenas, por ejemplo, la música. Creo que no hay música como la de aquellos años. Por algo Onda Melodía, Cadena 100 y Kiss Fm son mis cadenas de música favoritas. Llámame antigua si quieres, pero es asiN.

Peeeero todo lo que ganó la música lo perdió la moda. Cuando veo que algún resquicio de aquellos años se cuela en la moda de ahora me echo a temblar.Y si juntas esa moda con la edad del pavo, que es la que me tocó a mí, el resultado puede ser catastrófico (de hecho, lo fue)

Es por ello, que después de mucho pensar he decidido enumerar unas cuantas cosas que no me pienso volver a poner aunque se lleven. Estas son:

1. Las hombreras

No me refiero a las que van cosidas a las chaquetas (que también), me refiero a la  variedad de prótesis de diferentes tamaños que dormían en mis cajones. Casi todas ellas tenían una tira de velcro de pegar que "pegaba" en los jerséis. Digo "pegaba" porque aquello duraba 5 minutos. No te digo nada las que enganchabas al tirante del sujetador. Yo, que nunca he sido especialmente ducha en el tema, era salir de casa y llegar al portal y asomar por la manga. Muy estiloso. Aún recuerdo en mi primer examen de conducir, como intentaba recomponerme una hombrera que se me iba resbalando por el hombro y a la vez salvar un examen que iba directo al suspenso. Si claro, suspendí.

2. Los pantalones culo bomba

Si a tu propio culo bomba de por si, añadías uno de estos pantalones aquello podía ser Hiroshima  y Nagasaki. He visto que vuelven a llevarse. Con el tiempo que me ha llevado acostumbrame a los pantalones bajos.... Han sido muchos fríos riñoniles los que he pasado y conseguir una postura digna cuando se me cae algo sin que se me vea la hucha como para volver a los pantalones sobaqueros estilo cachuli. Definitivamente, NO vuelvo.

3. Los peinados

Amiga, a qui si que hemos ganado con los años. Los cardados, los tupés, las melenas con tenazillas... por favor, ni aunque me dijeran que puedo dormir 10 hora seguidas (ni primitivas ni primitivos.. ese es mi deseo ahora mismo) volvería a pasar por estar toda la tarde poniéndome el pelo como si lo hubiera tenido metido en una barbacoa. Y encima, yo lo llevaba corto. Échale guindas al pavo.

4. Los pendientes gigantes con clip.

Nunca he entendí eso de que llevaran pinza cuando, prácticamente  todas las niñas de mi generación, teníamos agujeros en las orejas. Esa tortura solo es comparable a ponerte una pinza de la ropa en la oreja (Sí. Lo he probado)

5. Los vaqueros "lavados a la piedra"

Hubo una leyenda que decía que lavados a la piedra tenía ese toque original de Levi´s Strauss. Y eso se nos fue de las manos. Aún recuerdo que cuando metías la mano en un pantalón recién comprado te encontrabas una piedrita de verdad (vete tu a saber lo que era), para que en los próximos lavados se siguiera "lavando a la piedra". Aquello acababa cogiendo un color de lo más peculiar y si frecuentabas alguna disco con esas luces moraditas, tus amigas podían encontrarte muy fácilmente. Se te veía a 20 metros de distancia.

6. Pantalones con estribos

A que se te pone una sonrisita al recordarlo? Esos pantalones que tenían una goma que iba por debajo del pie. Para qué? El tremendo drama era encontrar la talla perfecta. Si te quedaban pelín grandes, el pantalón se acaba dando de yes y el estribo no servía para nada. Si te quedaban pelín pequeños, hasta que acababan de ceder ibas como encogida a lo jorobado de Notre Dame. Engorro por todos los lados. No vuelvas.

7. Los guantes "sin dedos"

Moda absurda donde las haya. Todavía si eran de encaje y te querías parecer a la Madonna de "Buscando a Susan Desesperadamente" (algo que todas las niñas hemos querido alguna vez antes de que se le fuese la olla) tenían un pase porque eran "decorativos". Pero de lana y sin dedos??? Si aún no teníamos Smartphones que tocar!!!! Fuera. No compro.

8. Maquillaje

Por aquí si que no me dio. Soy bastante minimalista en el tema a la par que patosilla, con lo que suelo ir sin pintar. Pero amiga, esto no lo repitas porque era el coger la paleta y ponerse todos los colores. No favorece.


Y creo que nada más. Porque de los 80 me quedo con todo: con las series de la tele, con las pelis, con los juegos de mesa, con la música.... Con todo menos con esto y no repito.

Y tu? Hay algo que no te piensas volver a poner?



8 comentarios:

  1. Buenísimo este post.
    Qué fiebre con las hombreras, es verdad, era impensable salir sin ellas.
    Los pantalones con estribos se llamaban "fuseau" y el año pasado los vi en Zara, terrible shock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Pitita.. los "fuseau" o "fusó".. Como olvidarlo. Menos mal que siempre hay lectoras al quite dispuestas a completar el post.
      Que estaban en Zara? Pues que se lo ponga Amancio, que yo, me niego.
      Bss

      Eliminar
  2. Gracias por hacerme reir al recordar todo aquello......
    lo de las hombreras fue algo tremendo , yo tenia unas que me hacian parecer un jugador de rugbyXXL

    y no te digo nada de los pendientes de pinza que se caian sin mas...
    pero bueno hay estaban las hombreras para detenerlos....
    tremendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Me ha encantado el freno que te ponían las hombreras....
      Y ya no me he metido con los aros XXXL para parecer mayor y poder entrar en Orfeo. Drama tras drama.
      Gracias por pasar.
      Bss

      Eliminar
    2. Jajajaja... Me ha encantado el freno que te ponían las hombreras....
      Y ya no me he metido con los aros XXXL para parecer mayor y poder entrar en Orfeo. Drama tras drama.
      Gracias por pasar.
      Bss

      Eliminar
  3. Gracias por hacerme reir al recordar todo aquello......
    lo de las hombreras fue algo tremendo , yo tenia unas que me hacian parecer un jugador de rugbyXXL

    y no te digo nada de los pendientes de pinza que se caian sin mas...
    pero bueno hay estaban las hombreras para detenerlos....
    tremendo.

    ResponderEliminar

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)