MI CAFÉ DE LOS VIERNES Y NO LLEGO A JUNIO

viernes, 20 de noviembre de 2015





Que si estuviéramos tomando un café te diría que soy la Infanta Elena y que hoy lo necesito triple. Lo primero que te preguntaría es que si de verdad es solo es noviembre, porque me da a mi que no llego a final de curso. Esta "vuelta al cole" de este año me está matando. Si, en noviembre aún me estoy adaptando y como siga este camino te digo de verdad de la buena que me quedo en marzo.

Una de las cosas que me tienen más agotada es el Whatsapp. Los grupos de Whatsapp del cole. Pagué el pato con el Infanto Mayor. Se empieza a hacer el grupo y piensas "pero como no me voy a meter??, y si no me entero de las cosas??" Y efectivamente no te enteras pero precisamente porque estás metida!!. Porque cuando quieres mirar tienes 80 y pico mensajes entre los que se cuela la oferta del día en sección pescadería (la llevo freeeeesca oigaaaaaa), la que se ha equivocado de grupo, los iconos de besito, el grito de munch, el copo de nieve de que vaya  frío hace aunque ya lo sabemos, un corazón vete tu a saber porqué, la caca que siempre se cuela y por supuesto un montón de OK y de dedos gordos hacia arriba que no sabes a que coño corresponden. Vamos, que hace rato que te has perdido. Y ni te cuento cuando la que estudió francés en el cole pregunta "..y como se dicen los deberes de hoy en inglés?". Que digo yo que como se apañarían los padres de antes sin el maldito bendito Whatsapp. Dramas del primer mundo, venid a mi.

Y no te cuento los subgrupos. El de "mi niño te invita al cumple", el paralelo "regalo para el cumple de miniño", el subparalelo "fulanita no ha pagado el regalo" (todas las del cumple menos fulanita ), que sinceramente es el que más divierte porque imagínate los trajes que se cortan... y así hasta el infinito y más allá.

Con el Infanto Mediano he espabilado. Ya no me pilla de nuevas y por justicia divina (o mi dedo acusador) el cargo de encargado del grupo de Whatssap ha pasado al Infanto consorte, lease padre de las criaturas (así a lo Belén Esteban), y que se de cuenta de que no soy una exagerada (aunque lo sea), ni una sin paciencia (aunque a veces lo sea también). Me doy cuenta de que es un apaño temporal y que tengo los días contados.

Resulta que no sigue el grupo, porque no le gusta. No le interesa y se pierde las conversaciones. Pero se las pierde, pierde, y no hace ninguna intención de mirar hacia arriba, 80 y tantos mensajes antes. Toma ya!

El año pasado, el día de la vuelta al cole después de Navidad, me dice el Infanto Mayor en la puerta de clase: "Qué juguete trae mi hermano a clase??" Y yo con una cara angelical y voz melosa le digo "Nada, cariño, al cole no se pueden traer juguetes" A lo que me responde "Pues todos lo llevan". ZAAAS (emoticonos de grito de Munch y ojos abiertos como platos) Cada niño con su juguete preferido de Reyes en la mano, menos el mío!!! Y es que lo pusieron en el grupo, pero claro, es que a su padre no le gusta el grupo y no nos enteramos...

Este año, aproximadamente un mes después de empezar el cole me manda la profe un mensaje privado (¡¡¡que santa paciencia Marta, hija!! Un saludito y un beso gordo que te mereces por tu buenhacer) "cuando puedas, por favor, traes los libros de Miguel a clase". Yo, muy feliz y haciendole ver creer que estoy al tanto le pongo "gracias, estaba esperando a que me lo mandaras". Me quedé a gusto pero arremusguillada y al darlo vueltas le pregunto a otra mamá "una cosita, ha mandado Marta llevar los libros de los pequeños?" y ella, que es muy maja, pero no le gusta mucho explayarse (normal, entre tanto grupo...) me contesta "el segundo día de clase" OHHHHH!! HORRORRRR (grito de Munch, ojos abiertos como platos, llorando en cascada) , el niño ya va retrasado... (ironía. Está en 2º de infantil) pero claro, es que a su padre no le gusta el grupo

En esta semana, me viene todo indignado porque "vaya lío se ha montado para encargar el disfraz de la función de navidad de los niños, que no entiendo nada, que me he perdido...." Conclusión: Al nuestro no se lo encargamos!!!! Ahora mi cara pasa de grito de Munch, ojos abiertos como platos, (mis básicos) one more time ( que quiere decir una vez más para la mamá que estudió francés) al que le salen espumarajos por la nariz, y al que se le pone la cara roja de ira COMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO???? Que el niño se queda sin disfraz?? SI. Oye, y lo dice con una seguridad y un aplomo que me deja muerta matá.

Ahora lo que hace el consorte es reenviarme los mensajes que el considera que para mi son  importantes para que esté informada (que ríete tu de la censura de los años 50) aunque estemos al lado. Total, que yo creo que este apaño tiene los días contados y solo espero que cuando llegue la Infantita al cole se haya inventado la transmisión vía contacto visual o  vía ciencia infusa y nos dejemos del coñazo del Whatssap.

Y te voy dejando, que no para de pitarle el móvil al consorte. Eso debe ser que el chat debe estar que arde. Ah! y por si te lo preguntabas, el niño ya tiene el disfraz, que una tiene sus fuentes (obligada te veas..) je, je...Tu, que seguro que estás metida en alguna de estas movidas, cuenta, cuenta.... A que no soy la única???


Nos vemos el martes!!!


2 comentarios:

  1. Juajuajuaaaaa buenísimo! Te esperamos en el whatsapp del infante mediano. Sabes q tienes los días contados. No es tan malo...y mira quién te lo dice!
    1 beso gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, delegada. Pues si tu lo dices... haré un poder. Un beso, Cheli

      Eliminar

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)