MI CAFÉ DE LOS VIERNES Y PORQUÉ ME GUSTA VIVIR EN UNA CIUDAD PEQUEÑA

viernes, 27 de noviembre de 2015





Si estuviéramos tomando un café hoy te contaría que soy la Infanta Cristina y que te invito a éste que tiene de todo (chocolate, crema de leche, canela... solo le falta la bengala) que me tomé con mis amigas el finde (gracias Glori, por la foto), y que si llego a saber la semana que me espera entre virus infantiles, cumpleaños, reuniones con profes, y que hoy nos hemos liado con el mint friday... pues me lo tomo doble.

Y en lo que llegaba pitando al cole en una de esas llamadas de urgencia "ven a recoger a Nicolás, ha vomitado" reflexionaba en lo que te iba a contar hoy y pensaba en que, para según que cosas, es buenísimo vivir en una ciudad pequeña como es Palencia. Que no es ni mediana ni gaitas es pequeña. Que hay veces que tenemos complejo de provincias, hombre. Pero como soy más de encontrarle las ventajas que los inconvenientes, ahí van las mías:

La primera, obvia, es que puedes ir andando a todos los sitios y tardas poquísimo en llegar. Ahora mismo, que valoro más mi tiempo que mi dinero (aunque tonta no soy...si me toca la Loteria de Navidad, no le hago ascos) creo que es una ventaja importantísima, por lo menos para mi. Hay quien dice que es la excusa que nos ponemos para darle una ventaja, pero es que yo creo que lo es de verdad. Tardar 20 minutos en llegar del trabajo a casa yendo andando ya es que no lo veo ni como una ventaja, es que ya me parece un lujo. Amiguitas de Madrid, se que tenéis muchas cosas, pero cuando veo las colas que se preparan al ir o al volver del trabajo, es que se me ponen los pelos como escarpias. Si me llaman del cole, en 10 minutos (depende de la urgencia, he conseguido llegar en 6 minutos, con mi supercapa, claro) como mucho, allí me planto.

La segunda es que es mucho más barato. Como te digo, yo vengo a trabajar andando, con lo que el coste es 0. De vivir aquí siempre se dice que puedes salir de casa sin un duro (euro) y puedes hasta volverte habiéndote tomado un café, porque lo raro es que no te encuentres con nadie. Y que te invite, claro.

Y aquí vamos a la tercera. Esto no es una ventaja para mucha gente porque le agobia que te conozca todo el mundo. Pero a mi, la verdad es que me gusta ir por la calle y encontrarme gente. Hay personas a la que no conozco de nada, pero nos saludamos solo porque nos vemos todos los días. Venga ya!!!... no me digas que no es una ventaja???. Eso sin contar que yo tengo mis mismos proveedores desde hace más de 20 años: sigo yendo a mis mismos peluqueros, mi misma esteticista, mi papelería.... Que ya son amigos. Aunque compro mucho por internet, pero los de mi circulo, son de mi circulo, amiga

La cuarta es que es una ciudad con una actividad prácticamente nula en lo que a actividades infantiles se refiere. Dirás, pues vaya ventaja!!!. Espeeeera, la ventaja es que las pocas veces que hay algo, nos parece la pera. Vamos, que hace mes y medio que tengo entradas para el festival infantil de teatro navideño. Si tuviera tanto donde elegir como en las capitales grandes, tendría a los niños sobreestimulados.

La quinta es que cuando vamos a Madrid con los enanos, flipamos con todo (pero todos). El metro, es la bomba. La masificación de gente, también.  Con la globalización la cosa anda un poco descafeinada porque ya hay lo mismo en casi todos los sitios.., pero si voy a Madrid, un café en un Starbucks, unas tortitas en un Vips, y unos sandwiches de Rodilla no me lo quita nadie. Llámame provinciana si quieres, pero me hace una ilusión loca. Me da mucha rabia todas las tiendas chulas, mercadillos, y demás que me pierdo, pero gracias al círculo blogueril me entero de todo y con ir un par de veces al año, solucionado. El año pasado estuvimos dos días en navidad y ríete de la agenda de Rajoy...


Seguro que hay muchas ventajas más. Tú, que eres provinciana como yo... Me las cuentas???






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)