EL CAFÉ DE LOS VIERNES Y LOS PROPÓSITOS

viernes, 15 de enero de 2016



Pues te contaría en el café de hoy que soy la Infanta Cristina y que.... ¡¡feliz año!!  que no se si se puede decir esto a 15 de enero. Vamos, poder se puede, pero no se si se debe, pero como no lo había dicho, pues aquí lo tienes.

Tengo muchas, muchas esperanzas en este año nuevo. Y, como no (no soy tan original) ya tengo própositos nuevos que no cumplir este año (que se me quedarán por el camino, vamos). Me hace ilusión proponermelo aunque llegue diciembre y no los haya cumplido (del todo o en parte). Este año no tengo propósitos concretos.. digamos, que son generalistas. Son estos:

-  No me he propuesto adelgazar 5 kilos. Me he propuesto comer mejor y lo otro, lo que tengo en el horizonte, vendrá solo... no? Que no es que comiera mal, pero he desterrado pero ya de ya, por ejemplo, el azúcar. Vamos, que nos vendieron como la panecea de la felicidad y la energía y resulta que es malo malísimo. Que no creo que sea la cosa para tanto, pero o todo o nada. Como no tengo la suficiente fuerza de voluntad para dejarlo a medias, lo dejo del todo. No pruebo el chocolate desde el 26 de diciembre y te aseguro por mis niños que, para una yonki del dulce como yo, es lo más parecido al síndrome de abstinencia. Bueno, eso fueron los primeros 10 días, ahora, ya lo echo cada vez menos de menos, la verdad.

También voy a introducirme en el mundo integral, integral, integral. Parece ser que lo refinado (harinas, azucar, ...vamos, todo lo blanco) es regulero tirando a malo, a si que lo voy a sustituir todo lo que pueda. Para esto, me he comprado este libro. Me gusta porque habla de ingredientes muy fáciles. Vamos, lo más complicado es la avena y el sirope de agave y no tienes que irte al extraperlo de ninguna tribu maya para conseguirlo sino que en el supermercado de al lado de casa lo he encontrado. La verdad, llevo poco y me encuentro mejor. Yo es que tengo un autoconvencimiento muy rápido. Es leer una lista de ingredientes light y ya me siento más delgada.

Con este furor bio que me ha entrado, me gustaría pensar que, en un tiempo, me va a apetecer más una galleta de avena que un donut de chocolate. Y, aunque lo dudo bastante, oye por probar... Soy tan de extremos que en breve me veo teniendo mi minihuerto y amasando mi pan. Y si no, al tiempo.

- Otra cosa (así sin listas) es procurar ser más ordenada. Sobre todo en mi mesa de trabajo y en mis armarios. Cuando se entere mi madre que me he gastado 14,15 € en un libro que pone lo mismo que ella me lleva diciendo la vida, me la cargo. Ya lo verás . Ese libro que parecía ser mi salida al final del tunel se llama  La magia del orden. Lo compré avalado por tooooodos los comentarios que vi por internet, y por otros 3 millones de pardillos lectores como yo. Vamos a ver, la teoría no está mal: "Ordena tu casa y ordenaras tu vida". Solo que parece que  esos otros 2.999.999 lectores no se han dado cuenta (como yo) de que la autora del libro está como una verdadera chota. Así, sin paños calientes. Que  hable con cada prenda para ver si te hace feliz o que considere que los calcetines hechos una bola sufren (si, flipalo!!!) me hace pensar que Marie Kondo está como las maracas de Machín. Y solo me faltaba eso, que me contagiara su chifladura.

Por lo pronto, he empezado a vaciar armarios. En eso, estoy de acuerdo con ella. No entra nada nuevo, si antes no sale. De hecho, me he vuelto tan minimal que he sacado más de lo que ha entrado, porque en estas rebajas (esto, para otro post) no he triunfado nada de nada. Total, que ya me he dado de alta en Micolet para vender (que tonta tampoco soy) cosas que tengo como nuevas y que no me pongo. Si a otra persona le apaña y yo le saco rendimiento, pues mira, eso que he ganado. Ya te contaré como va la experiencia porque no lo he hecho nunca.

- Y finalmente viajar. Me apetece muchísimo enseñar cosas a los niños y como mejor se aprende, es viajando. Y para viajar, que necesitas.... ? Pues ahorrar. Para ello tengo tres métodos:

Mi cuenta calcetín: Esa cuenta que no se toca. Aparto todos los meses una parte (unos meses más otros meses menos) y a final de año tengo mi montoncito.

Mi hucha de 2 € (visto aquí): Hace varios años que lo sigo. Consiste en meter en tu hucha todas las monedas de 2 € que llegan a tus manos. Cuando me dan un cambio y aparece una de estas monedas, te juro que me pongo hasta nerviosa de pensar que tengo otra más. Lo suelo hacer de un año a otro y cuando la abres, la verdad, siempre tienes menos de lo que creías, pero para los caprichines, pues da (depende como sean, claro). Con ella me compré mi cámara de fotos actual, y el año pasado me fui a ver a Maroon5 con mi amiga Raquelin a Madrid  (para la compra semanal de Mercadona, NO). Como verás en la foto, ya está bastante gorderas y estoy a punto de abrirla, pero aún no he decidido en qué lo gastaré.

Ahorro 52 semanas (visto aquí): Este es nuevo de este año y me ha encantado. Consiste en que la semana 1 metes 1 €, la semana 2 metes 2 €. y así hasta la última que meterías en tu huchita 52 € y el total, hace un montante de ... (alucina)... 1.378 €.  No me digas que esto no motiva. Hombre, por lo menos, una parte de vacaciones ya tienes y hace (imagino) una ilusión loca.

Eso si, todas las huchas sin poder abrirlas, pégalas con silicona, cinta aislante, superglú o lo que te parezca para que no tengas tentación de abrirlas.
Si eres hormiguita estos métodos te parecerán una solemne chorrada. Pero a mi me gustan, porque hago como que no se el final y me vuelvo loca de ilusión.

Y de entrada esto es lo que me propongo para este año. Tengo más, pero los voy a dejar para los meses que vengan y así me veo más motivada. Hay que coger fuerza, porque seguro, que este va a ser un gran año.

Y tú?? Cuales son tus propósitos???

Nos vemos el martes


4 comentarios:

  1. ja, ja, no sé si serán modas o casualidades astrales pero nuestros dos primeros propósitos se parecen mucho. También he abandonado el azúcar (qué bueno está el café con leche sin ella) y me he pasado al mundo integral, y además, no es que sea yo una beoda, pero tampoco entra alcohol en este cuerpo serrano, salvo en BBC, u otras fiestas muy sonadas.
    Y en cuanto al orden, al menos me he propuesto que, ya que la vida, el karma o mi cuenta corriente no me hayan obsequiado hasta el momento con mi sueño marujil de tener un pequeño cuarto lavadero, el típico montón de ropa sin planchar/sin doblar/sin clasificar, no esté en la mesa del salón, sin en otros rincones mucho más discretos de la casa y al menos pueda abrir la puerta al repartidor de carrefour o de seur sin sentirme lo peor. Besos infantas y feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tener que cambiar el eslogan de "todo sabe más rico sin azúcar". Yo también me he acostumbrado y me sabe mejor. Y en cuanto a tu sueño marujil, puedes pedirselo a los reyes del año que viene aunque yo antes pediría un viaje a Maldivas, pero mira, cada una con sus sueños.
      Feliz año para ti también. Un beso

      Eliminar
  2. Compartimos propósitos casi todas, por lo que veo, jeje.
    Me han encantado los métodos de ahorro. Sumo uno más: mis amigas y yo tenemos previsto un viaje (probablemente a Brujas, por lo brujas que somos....) en cuanto una de nosotras se recupere, pues está en tratamiento oncológico. Para ello, cada mes nos hemos hecho el propósito de meter en la hucha una cantidad determinada (treinta euros). El día uno del mes, una de nosotras pone en el grupo de wasap un "recordatorio" y así no encontramos excusas para dejarlo para el día siguiente.....espero que podamos hacer el viaje pronto, sobre todo porque significará que nuestra amiga está por fin recuperada. Mientras tanto, ahí vamos ahorrando.
    Besos a las dos y feliz año también

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del recordatorio está genial, por el escaqueo, más que nada. Por favor, cuéntanos cuando os vais, porque nos alegrará saber que tu amiga está genial. Un beso

      Eliminar

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)