EL CAFÉ DE LOS VIERNES Y LA EMPATÍA

viernes, 21 de octubre de 2016



Hoy soy la Infanta Cristina y, tomando un café, me gustaría hablar contigo de este tema, de la empatía. Hace mucho, muchísimo que lo tenía en el borrador. Pero siempre encontraba una excusa para no publicarlo: es muy serio, no voy a ser capaz de explicar porqué lo cuento, no creo que la gente se vaya a sentir identificada.. pero al final me he decidido.

La primera vez que oí hablar de empatía fue en mi primera entrevista de trabajo:

Me preguntaron: "sabes qué es la empatía??"
Y yo respondí "la capacidad para caer bien a los demás?" (como te habrás dado cuenta, ni idea)
Y me respondieron "eso es más bien la simpatía"

 Según la RAE la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. No se si voy tan allá, pero yo intento, cuando hago algo que va a repercutir en alguien pensar en como se va a sentir con lo que yo haga. Y es algo que yo siempre pregunto a los niños: "Después de hacer lo que hiciste, como crees que se ha sentido fulanito? Te gustaría que te lo hicieran a ti?"

Toda esta reflexión viene a que últimamente, escucho muchos casos de algo que me pone la piel de gallina: el bullying. Me da terror pensar en algo así. Creo que aún me resultaría más doloroso que uno de mis hijos fuera el acosador que el acosado. Porque si eres el acosado, no dejas de ser una victima, pero si eres el acosador encima es que eres mala persona. Y eso es algo que no puedo tolerar.

Ayer escuchaba a Arturo Pérez Reverte. No soy una gran seguidora de sus libros, pero si me gusta leer sus columnas y escucharle de vez en cuando en la radio. En la entrevista decía que las tres cosas con las que no podía era con la maldad, con la estupidez y con la cobardía. En concreto, que según se iba haciendo mayor la cobardía era el peor de los defectos porque una vez que el cobarde ha hecho el daño, se retrae y se quita de en medio y con el nunca puedes llegar a negociar.

Últimamente me ha pasado un poco de todo:

Por un lado, he tenido la mala suerte de tener cerca a una mala persona, que ademas de ser estúpido supino, es un cobarde (como verás, tiene las tres perlas). Ha utilizado su pequeña parcelita de poder para intentar hacerme daño pero quitándose su parte de responsabilidad. Me ha causado perjuicios, eso si, pero daño, lo siento pero eso si que no se lo permito. El piensa que ha ganado. Arrieros somos.

En otra situación hace poco, he visto - perpleja - que un grupo de padres se reía en público de otro por unos comentarios. No solo el hecho me parece totalmente alucinante. El gran problema creo que es cómo esos padres van a transmitir a sus hijos que de los demás uno no se ríe. Si de verdad tienes tantas ganas de comentar la jugada hazlo a la salida, con unas cervezas en la mano (aunque imagino que también lo hicieron) pero no hagas sentir incómodo al resto.

Finalmente, el ultimo caso en los ultimos dias de falta de empatia que he visto, es el presidente de mi comunidad de vecinos. Se negó durante dias a encender la calefacción porque no tenía frio. Perdona ... y el resto de vecinos ... que??

 No se si viste un documental de La Sexta llamado ASTRAL. Se trata de un velero que recoge inmigrantes a la deriva en las pateras que recorren el mediterraneo. Te lo recomiendo enormemente, aunque tengas 100 minutos el corazón encogido. Total, que si no tenemos en cuenta al de al lado, será muy difícil que nos pongamos en el pellejo de los que tenemos más lejos. O acaso crees que a las personas que te he descrito antes esta gente les importa un pito???

Afortunadamente las cosas cambian y es precisamente un profe del cole de mis hijos quien va a iniciar un proyecto global para varios cursos basado en este documental. No me puede parecer una idea mejor. Desde luego, este documental lo veremos en casa varias veces.

Eso es lo que quiero transmitir a mis hijos. Que la mínima decisión que tomen, puede hacer daño a los demás y por eso, hay que pensarse muy mucho lo que se hace. E irse a la cama todos los días pensando que has hecho lo que debías.

Y hablando de esto último, este post se lo quiero dedicar a una pareja de señores majísimos que ayer me devolvieron el móvil después haberlo perdido. No solo es que me lo devolvieran es que hicieron todo lo posible para que yo no me tuviera que desplazar. Me fui con una sonrisa de oreja a oreja a la cama, y no solo por la devolución (que podrás entender que casi palmo en el proceso) si no porque si, hay gente que hace lo que debe.

Y que hoy me he puesto de un profundo que ... vamos. Disfruta el finde...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecidas y emocionadas, gracias por veniiiiiiir (y comentar)