EL CAFÉ DE LOS VIERNES Y .. LAS 25 GILIPOLLECES QUE ME ALEGRAN LA VIDA

viernes, 11 de noviembre de 2016




Si estuviéramos tomando un café te contaría que soy la Infanta Cristina y que hoy voy a imitar un blog. Pero así te lo cuento. No se si conoces Las Claves de Sol. Es uno de mis blogs favoritos, porque me parto de la risa con ella. No hay día que no esté de bajón que con una lectura a cualquiera de sus post, me levante el día.

Hace poco publicó este post donde hablaba de las 25 gilipolleces que le alegraban la vida. Cosas que no tienen ninguna importancia, pero que te levantan el ánimo. Cuando me puse a leerlo me pareció tremendamente difícil pensar en 25 cosas que no fueran importantes pero que te ayudan a mejorar el día.

Lo complicado es no caer en cosas como  que haya paz en el mundo, que mis hijos sigan sanos o que no gane las elecciones Donald Trump uppssssss, A ver, todo esto se da por supuesto, claro. Hablamos cosas que no son importantes en principio pero oye, que te alegran y mucho la vida.

Pensé "voy a ver si lo consigo. 25 cosas son muchas cosas y no se si voy a llegar".

Pues aquí están:

1. El chocolate podría ponerlo en las 25 categorías, pero hoy me centro en una pastillina de chocolate encima de una galleta. Era un almuerzo que me ponía mi madre muy a menudo cuando iba al cole y es morder juntas las dos cosas y me deshago de gusto.

2. Poner la radio (si, hay gente que aún la oímos..) y que de repente pongan la canción principal de Dirty Dancing. Creo que esto ya lo comenté en otro café, pero es que me gusta muchísimo. Los alaridos (que ya no es ni música) que pego y los bailoteos que me hecho no son de este mundo (afortunadamente)

3. Despertarme a las 3AM sabiendo que aún me quedan muchas horas. Darme la vuelta y a seguir..

4. Cualquiera de los capítulos de Friends. Me da igual. Hay varios que hasta me se de memoria. Cuando algún día consiga la tele de mi casa para mi solita, me veré en bucle todas las temporadas.

5. Echarme crema por la noche. Esa sensación cuando me limpio la cara y me echo la crema, es lo que claramente me ayuda a soportar lo que queda del día: baños, cenas, recogimientos y metidas de polluelos en sus nidos.

6. Leer, releer y requeteleer El Diario de Bridget Jones (mucho antes de que hubiera la película). Parece mentira que después de los años que hace que lo leí por primera vez y las veces que lo he cogido y dejado aún me pueda reir a carcajadas.

7. El olor a Sanex. Vale, no huele a nada. Pues por eso.

8. Encontrarme 20€, 10€, 5€ o lo que sea en un bolsillo perdido. Todo este dinero lo he perdido sin percatarme y luego lo he encontrado. Esto no es solo que me haga feliz, es que me da un subidón...

9. Encontrarme cualquiera de las miles de cosas que pierdo.

10. Mirar y remirar la página web de Uterqüe aunque sepa que no voy a comprarme nada

11. Zamparme yo sola un pepito de chocolate con crema por dentro. Las veces que lo he hecho me lo como a toda prisa para que no se enteren mis niños. Muchas veces, me lo como tan rápido que me resbala la crema y entonces........ ummmm que rico

12. Leer una y mil veces los Whatsapp que mi amiga Raquelín me envía sobre Maroon 5. No se si esto se hace con 43 años, pero nosotras si.

13. Ver y rever cualquiera de los videos de Maroon 5. Por ejemplo, este

14. Poner la tele (alguna vez que tengo el mando) y encontrarme con cualquiera de las series que me chiflaban en los 80: Doctor en Alaska, Búscate la vida, Blossom, Las chicas Gilmore (Esta es de los 90)...  La alegría se acaba cuando no soy capaz de ver ni escuchar nada. No duro sola ni 5 minutos.

15. Recibir los álbumes de fotos que tanto procastino en hacer. Me cuesta la vida hacerlos. Hago muchísimas fotos y solo recopilarlas, elegirlas, editarlas... Cuando me pongo a hacer el álbum, me cuesta pero la alegría que me da recibirlo... lo compensa. Por si te interesa, lo hago con Blurb

16. Hacerme una buena manicura y pintarme las uñas de rojo. No me gustan nada mis manos. La primera vez que me hice la manicura escuché me hizo el agradabilísimo comentario "tienes los dedos como porras". Por supuesto, no volví, pero oye, hacerme la manicura hace que me mis manos no me parezcan tan mal.

17. Ponerme unos vaqueros y descubrir que me quedan un poquito más grandes. Esto es igual a subidón subidón para todo el día. Lo malo es que lo suelo celebrar con una tostada con nocilla.

18. El jamón ibérico. Y si es bueno, mejor. Estando embarazada me prohibieron comerlo por el tema de la toxoplasmosis, que yo llevé a rajatabla. Cuando iba a Carrefour me iba a la sección de los jamones ahí todos colgaditos solamente para olerlos todos juntines. Y nunca comí tanto jamón como recién parida. Mejor que unos bombones, llevad a una parturienta jamón. Se agradece infinitamente más.

19. Los calcetines gorditos. Cuando hace tanto frío y arrivo a casa... Calzzetos gordos

20. Las visitas inesperadas, sobre todo en la oficina. Cuando alguien me viene a ver al trabajo. Me pongo de un contento que me anima la jornada gris.

21. La emoción que me da empezar un libro. Pero también te lo digo, si no me engancha "adios muy buenas"

22. El cafetito de los bares con espuma. Y si ya hacen esa especie de florituras con la espuma de la leche, me han ganado.

23.Cuando respondo a alguien por teléfono en el trabajo y se despide diciendo "muy amable". Ya se que es una frase hecha, pero a mi me pone contenta

24. Taparme con mi manta oso en el sofá de mi casa. Hasta las cejas. Me rechifla.

25. Que nos esperéis los viernes para ver que es lo que se nos ocurre contaros con un café. Eso nos alegra mucho muchísimo..

Pues si, conseguí las 25. Y tú? Te animas a intentarlo??

EL BAUTIZO DE JUAN

miércoles, 9 de noviembre de 2016




Vale, el otoño tiene muchas cosas reguleras: se acaba el verano, cambian la hora, se acerca el invierno. Pero así en conjunto, la estación no puede ser más bonita. Y los colores, tampoco. Así que, con todo esto, concluimos que un bautizo en otoño, siempre es buena idea. 


Es por eso, que jugamos con estos colores para el bautizo de Juan. Hoy, lo que aquí te enseñamos "el esquema" de todo lo que pusimos en el evento. De la colocación posterior estamos esperando fotos de su madre, procastinadora nata (hay confianza, no os creáis que tratamos así a las clientas, ja, ja, ja... aunque si hay que decirlo, lo decimos) pero si lo dejamos pasar, se nos pasa el otoño.

La primera parte que te enseñamos es la papelería. Unos recordatorios finísimos entre color beige y marroncito claro, que combinado con naranja, es una mezcla chulísima... Junto a ellos, la invitación al evento, que ya anticipaba como iba a ser el resto.


Si te fijas, en la parte de abajo, llevan una especie de encaje, que nos encanta poner en los recordatorios - marcapáginas, porque le dan como un toque diferente.

Lo gracioso de esta foto, es que no se ve al niño. Es una foto echándose la siesta en la sillita donde solo se le ven las cachazas propias de la edad. Anda que no nos gustan las fotos diferentes...


Todo esto, forma parte de la papelería de la fiesta. Algunos carteles con los nombres de las cosas que había para merendar y otros en blanco, por si querían añadir algo

También unos banderines (qué es una fiesta sin banderines???) y unos toppers o estos pinchitos que no valen para absolutamente nada, pero al dejarlos clavados en la comida, quedan muy bonitos. Que no todo tiene que servir para algo hombreya!!...


Junto con los recordatorios se entregó una galleta cubierta de papel de azúcar diseñado a juego con el resto del conjunto.Únicamente con el nombre del niño y la fecha del bautizo





Y esta es la foto de equipo. Que fino y elegante (que diría nuestra madre) queda. Y no nos digas que no, porque si.


Te ha gustado??? Pues ya estamos con la siguiente. Surprais, surprais...

Y el viernes.. te invitamos a un café